Hacia la Gironda

Los caminos que llevan hasta las puertas de Gironda y de la región bordelesa nos reservan entornos muy variados. Los pinares recuerdan a los cercanos bosques de las Landas y el valle del Seugne se da aires de turenés. En las orillas del estuario de la Gironda, las colinas separadas por valles cubiertos de viñas y de cereales parecen bailar al borde de los acantilados del río y de las marismas.

El castillo de Beaulon

El castillo de Beaulon

Desde su promontorio, la iglesia de Talmont-sur-Gironde muestra su imponente silueta, indisociable de la Saintonge. En este accidentado paisaje, que esconde unas vistas únicas tras cada ascenso, descubrimos el castillo de Beaulon, en Saint-Dizant-du Gua. El castillo, que data del siglo XV y fue puesto a disposición de la Archidiócesis de Burdeos en el siglo XVII, se ubica en pleno corazón de un viñedo y de un parque que oculta pequeños manantiales azulados, las Fontaines Bleues, que le dan al camino un aura sobrenatural.

 

Nos encontraremos con más misterios en el castillo de Usson, el Castillo de los Enigmas, cerca de la ciudad histórica de Pons. La edificación fue trasladada piedra a piedra en el siglo XIX y actualmente se utiliza para celebrar una actividad divertida y pedagógica, un juego de pistas. A medida que van resolviendo los diferentes acertijos, las familias descubren los jardines, las galerías subterráneas, las hermosas fachadas renacentistas y el sorprendente jardín de invierno.
El castillo de Usson

El castillo de Usson