Saintes

Saintes ha hecho un pacto con el paso del tiempo, pero sin dar su alma a cambio. Saintes se ríe de los siglos y se adueña cariñosamente de la huella que dejan. Las habituales crecidas del río Charente, que la arropa en uno de sus recodos, unen a esta ciudad que parece recoger sin prejuicios lo esencial del fluir del tiempo con la naturaleza. Esta localidad considerada Ciudad de arte y de historia (Ville d’art et d’histoire) nos ofrece con sencillez valiosos vestigios de su antigua capitalidad, joyas del arte románico, la elegancia de las fachadas clásicas y la osadía contemporánea. Se respira una atmosfera de serenidad que actúa como por encantamiento, favoreciendo la evocación de los «delicados fantasmas» de aquellos que han recorrido sus calles.

 

Anfiteatro de Saintes

La Saintes romana

La cripta de Saint Eutrope

Saintes durante el románico

La catedral Saint Pierre

El casco antiguo

Crucero en la gabarra

El río Charente